Run For Parkinson 2015

Como muchos y muchas habréis podido leer en mi biografía, en mi tiempo libre salgo a correr y de vez en cuando participo en alguna carrera. Además, dije que os hablaría de aquellas carreras que me parecieran interesantes (tampoco quiero aburriros contando cómo me ha ido en cada competición). Quiero contaros mi experiencia en la Run For Parkinson 2015. Porque fue muy distinta al resto de pruebas en las que he participado durante los últimos años.

El pasado sábado 11 de abril corrí la sexta edición de la Run For Parkinson, organizada por la Asociación del Parkinson de Novelda en colaboración con el Club Atlético Novelda Carmencita, Policía Local de Novelda, Cruz Roja y Protección Civil. Un evento que coincide con la celebración del día Mundial Contra el Parkinson y que este año ha tenido como objetivo captar fondos para la investigación de esta terrible enfermedad.

Hacía ocho meses que no participaba en un cross. Por diversas circunstancias no había podido competir y tenía muchas ganas de volver a hacerlo. Tanto a nivel personal como a nivel mental, me sentí muy bien. A pesar de no haber entrenado lo suficiente durante la última semana, por motivos personales, cuando tomé la salida me sentí con fuerzas para afrontar el circuito de 4,8 kilómetros, atravesando algunas de las calles más míticas de mi ciudad. Es bonito tener como escenario calles históricas, con viviendas centenarias.

No conseguí aguantar el ritmo de la cabeza de carrera, ni del grupo perseguidor. Pero pude sacarle una distancia considerable a los últimos corredores desde que dimos la primera vuelta al circuito. Y no fue fácil, porque uno de ellos trataba de adelantarme y cada vez que giraba la cabeza lo veía, a una distancia de 50 metros.

Pero el componente deportivo y competitivo no fue lo mejor. En las competiciones también tenemos que tener en cuenta el componente psicológico: qué emociones sentimos cuando estamos compitiendo, cómo la afrontamos psicológicamente, etc (algún día os hablaré de ello). Lo más gratificante fue que desde el minuto 1 de carrera hasta que crucé la línea de meta, sentí que lo que estaba haciendo servía para algo: el dinero recaudado de las inscripciones, de todos los participantes, iba destinado a los enfermos de Parkinson. Ya no era correr por correr, ni competir para quedar lo más alto en la clasificación. Ahora se trataba de ser partícipe de un acto solidario, de aportar mi granito de arena a una causa benéfica y de sumarme a la marea naranja que inundó muchas ciudades de nuestro país.

Felipe Giner, speaker del evento (muy conocido en mi localidad por su gran dedicación al atletismo durante muchos años), agradeció en numerosas ocasiones la solidaridad de los participantes (algo más de 200, según datos de la organización) y los animó. Y es que no hay carrera celebrada en Novelda que no cuente con la colaboración de este hombre. Incluso los espectadores nos animaban con más entusiasmo que en otras carreras, llevándonos en “volandas” hasta la línea de meta con cada aplauso.

Sin duda, una nueva experiencia que os recomiendo a todos/as. Para mí fue la primera vez que participé en una carrera benéfica y me gustaría poder repetir al año próximo. Y vosotros/as, ¿qué pensáis? ¿Alguna vez habéis participado en una carrera de estas características? Espero vuestros comentarios. Si os gusta la entrada, compartidla.

100_8698

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s