Stop a los Conflictos

Cada vez son más frecuentes los conflictos en las aulas. En forma de agresiones físicas, chantajes, insultos, amenazas, etc, dirigidas tanto a alumnos como a profesores. No importa el lugar ni la persona objeto de las mismas. Los agresores creen haber adquirido una inmunidad y superioridad extraordinaria, para agredir en cualquier lugar o contexto y a cualquier persona. Ello nos hacer preguntarnos: ¿qué está fallando en nuestro sistema educativo para que se den casos de violencia entre alumnos? Y lo que es más grave, ¿qué estamos haciendo mal para que los alumnos tengan esa “valentía” de agredir a su propio profesor?

Son varios los motivos por los cuales se dan estas conductas en el contexto educativo. En esta entrada voy a tratar de explicarlos desde la perspectiva del orientador del centro, para que seáis conocedores de los mismos.

1.- La falta de disciplina. Con el paso de los años, la figura del profesor ha perdido autoridad. Además, de la misma forma, se ha dejado de lado la disciplina dentro de las aulas. ¿Dónde están las normas? ¿Por qué no se respeta al profesor? El docente debe imponerse y establecer una serie de normas dentro de su aula. Una buena forma de hacerlo es colocando una cartulina grande con las 10 normas básicas de convivencia en un lugar visible del aula y tomar medidas: sancionar a quien no las cumpla y premiar a quien sí lo haga.

2.- Ausencia de empatía y escucha activa. Nuestros alumnos muchas veces tratan de desahogarse y evadirse de los problemas utilizando la violencia o llamando la atención de sus compañeros. Algunos de ellos tienen serios problemas en sus hogares (pasan frío, sus padres no les prestan suficiente atención, etc) Un ejemplo es el típico alumno que tira el borrador de la pizarra por la ventana y, con ello, busca ser el protagonista de su clase. En estos casos, lo mejor es hablar con ellos y escucharlos. Tendámosle la mano y escuchemos sus problemas. Hagámosle reflexionar sobre sus actos.

3.- Mala formación del profesorado. Este aspecto no deja de ser curioso. Todo máster de formación de profesorado debería tener una asignatura llamada “mediación y resolución de conflictos en el aula”. Los futuros docentes deben tener nociones básicas sobre mediación y resolución de conflictos. Es primordial que el profesor sea capaz de intervenir ante una agresión dentro del centro educativo. Está muy bien recurrir al orientador, pero cualquier docente puede ser testigo de una agresión o, en el peor de los casos, víctima.

4.- No existencia de habilidades sociales para adolescentes. Muchos de nuestros alumnos carecen de habilidades sociales. No saben defender su opinión sin pelearse con el compañero y, además, no son capaces respetar la opinión de los demás. Y, por si fuera poco, no siguen un comportamiento adecuado para vivir en sociedad, con lo cual generan todo tipo de conflictos. ¿De verdad pretendemos que vivan en sociedad sin haber adquirido una serie de habilidades sociales básicas? Es importante insistir e impartir este tipo de habilidades en secundaria.

5.- Poca prevención de conductas adictivas. La mayoría de los centros buscan recursos para impartir charlas sobre prevención del consumo de drogas. Recursos como “Aula tabaco” o los facilitados por las Unidades de Prevención de Conductas Adictivas (UPCA) son fundamentales para concienciar a nuestros alumnos y evitar que caigan en las garras de la drogadicción. Es muy importante hablar sobre este asunto en los primeros cursos de la ESO, con el objetivo de evitar el fracaso escolar, la violencia en las aulas y los actos delictivos tanto dentro como fuera del centro. Un alumno que va a clase bajo los efectos de una droga, puede crear serios problemas.

6.- Inteligencia emocional como asignatura pendiente. La adolescencia es una etapa de cambios, tanto a nivel físico como a nivel mental. El adolescente tiene que lidiar con los cambios físicos que, en ocasiones, no le favorecen, y, por consecuente, con la “no-aceptación” por parte de sus compañeros. Si un joven no sabe controlar sus emociones y ni siquiera las conoce, tal vez reaccione de manera violenta cuando no consiga sus objetivos. Es muy importante trabajar la canalización de la ira.

Si queréis saber más acerca de los conflictos en el centro educativo, os dejo una interesante guía elaborada por el Consejo Municipal de Cultura del Excmo. Ayuntamiento de Castellón, llamada “Stop a los conflictos. Manual para el profesorado de Enseñanza Secundaria”. Espero que os sirva.

bullying-739607

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s