Cómo afrontar la vuelta al colegio. Consejos para padres

Ya está aquí septiembre. Un mes de cambios. Nuestros peques cambian la playa, el cubo, la pala y el bañador por el colegio, la mochila, los libros y el uniforme. Pasarán de levantarse a las tantas al madrugón. Algunos de ellos padecerán lo que se conoce como síndrome post vacacional, que afecta a un 8 % de los niños y a un 15 % de los adultos, según un estudio del Grupo de Salud Mental de la Sociedad Española de Familia y Comunitaria (SEMFYC).

No es fácil meterse de lleno en la rutina académica y saber una serie de estrategias os ayudará a que esta transición sea menos dramática. Pero antes de empezar, es importante conocer las causas que provocan que un niño no quiera ir al colegio o tenga cierta aversión a ese entorno. Si las conocemos podremos actuar sobre ellas y, en algunos casos, contraargumentar para mostrarle la realidad al niño: lo que se llama cambio de pensamiento. Así que vamos a ello.

1.- Cambio de colegio/centro. Esto ocurre cuando nuestros pequeños pasan del colegio al instituto. A pesar de la existencia de planes de transición (muchos institutos hacen actividades para facilitar la integración de los chavales en el “cole de los mayores”), hay alumnos que no se sienten seguros en el nuevo entorno educativo. “Seguro que es más difícil que primaria”, “Ya no iré con mis amigos de toda la vida”, “Los profesores me cogerán manía por ser nuevo”…

2.- Personalidad del alumno. Nuestra capacidad de adaptación a los cambios y el miedo que le tengamos a la novedad influye en el inicio escolar. Si un niño no tolera los cambios y se frustra con facilidad, tendrá más difícil empezar con buen pie el colegio.

3.- Malas experiencias. Puede que el alumno haya tenido alguna experiencia negativa que le haya creado cierta aversión a lo académico. Acoso escolar, malas notas, algún profesor que le haya castigado sucesivamente con más deberes, problemas para integrarse en clase, etc. En este sentido también pueden influir las malas experiencias de otras personas, ya que el alumno puede haberlas escuchado de boca de un familiar que las haya vivido.

Estrategias para afrontar el inicio escolar

Vistas las principales causas del “no quiero ir al colegio”, vamos con las estrategias que os recomiendo que apliquéis en estos días previos al comienzo de las clases..

1.-Empezar a hablar del tema una semana antes

Queda aproximadamente una semana para que las clases se abran. O al menos eso ocurre en la comunidad autónoma donde reside un servidor 😉 . Os aconsejo que vayáis comentándole a vuestro/a hijo/a que quedan pocos días para empezar el colegio. Probad a preguntarle si tiene ganas de volver y en caso de que os conteste NO, averiguad el por qué de esa respuesta.

Ante todo, evitad frases del tipo “A mí tampoco me gusta ir a trabajar”, “Pues te aguantas y vas” o “Te voy a llevar arrastrando de una cuerda”. La primera transmite mal ejemplo, porque si mi padre no quiere ir a trabajar, ¿por qué voy a ir yo al colegio? Y las dos últimas generan conflicto. Vamos a tratar de solucionar el problema, no a tirar más leña al fuego.

2.- No transmitir angustia a los/las niños/as

Hay padres que son muy empáticos y cuyos niveles de preocupación llegan al 100 %. Llegan a temer lo peor para su hijo/a y los días previos al comienzo de la escuela llegan incluso a mostrarse más nerviosos que sus chicos/as. Es muy importante mantener la tranquilidad y transmitirle ésta a ellos/as. Confiad en la labor de los docentes y si vuestros niños llevan años acudiendo al mismo centro, sin ninguna incidencia, no tiene por qué ocurrir nada grave.

Para aquellos padres que ven como sus hijos pasan al instituto, mi consejo es que en caso de dudas habléis con el/la orientador/a y asistáis a las reuniones y actividades del plan de transición del centro. Mantened la calma los días previos al comienzo de las clases, transmitid seguridad y poneros a disposición de vuestros hijos para cualquier problema que puedan tener.

3.- Atender sus inquietudes, aunque nos parezcan absurdas

“Seguro que me hacen novatadas y me tiran huevos podridos”, “Las clases no están decoradas como en el colegio y me aburriré”, etc. Son algunos de los pensamientos más frecuentes en aquellos alumnos que pasan del colegio al instituto. Tenemos que atenderlas aunque nos puedan parecer poco coherentes. Evitad reíros, porque si lo hacéis el niño se sentirá humillado e incomprendido. Frases como “Tranquilo, pase lo que pase yo estaré aquí para escucharte y ayudarte” harán que se sientan bien.

4.- Preparar el material con tiempo e implicar a los niños en la preparación

Es recomendable tenerlo todo preparado con unos cuantos días de antelación al inicio escolar. Tal vez no conozcáis qué libros tenéis que comprar, pero es evidente que en casa hay que marcarle un horario al niño para que se acueste, se levante, desayune, coma, haga los deberes, salga a la calle a jugar, etc. Además necesitará libretas, lápices, colores, ropa para vestirse… Si nos lo llevamos a comprar todo lo necesario y le pedimos que nos ayude, será partícipe de este proceso de cambio y su inmersión en la rutina será mucho más fácil.

5.- Al colegio irá se ponga como se ponga

Muchos niños tienen rabietas con las que tratan de salirse con la suya. Pataletas, llantos, intentos de escaparse, golpes, etc. No prestéis atención a las rabietas y aplicad lo que en psicología se conoce como extinción. Ellos buscan que cedáis y optéis por no llevarlos al colegio, y esto es un refuerzo positivo para ellos. Por lo tanto, y a no ser que la rabieta suponga un riesgo para su integridad física y/o la de los demás, no hagáis caso. Ir al colegio es ley de vida y tienen que asumirlo.

Por otro lado, evitad decirle que no irán al colegio. No debemos crearles falsas esperanzas, porque si lo hacemos pensará que podrá salirse con la suya y le costará más afrontar ese cambio que tanta aversión le crea.

6.- La vacaciones acaban, pero no las actividades de ocio

Esta idea es muy importante que la transmitáis a vuestros hijos. Tenemos asociadas las vacaciones con actividades al aire libre y de ocio. No es incompatible el colegio con todas estas actividades. Puede que en algunos casos no os sea posible volver a la playa (sobre todo si sois de comunidades autónomas donde no hay). Pero teniendo en cuenta que septiembre es un mes con una temperatura aceptable para pegarse algún que otro baño, no renunciéis a visitar la playa un par de veces a la semana si tenéis la posibilidad de hacerlo. En definitiva, no dejéis de hacer actividades al aire libre o de ocio por el mero hecho de haber empezado las clases.

Si os ha parecido interesante esta entrada, compartidla. Y si queréis estar al día de todas las novedades de Psicología en vena, suscribiros al blog. ¡Que os sea leve la vuelta al cole!

Día de caminata y bici al colegio. Puntacana Village//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Anuncios

Un comentario en “Cómo afrontar la vuelta al colegio. Consejos para padres

  1. Pingback: La vuelta al colegio. Estrategias para docentes | Psicología en vena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s