Cómo empecé a practicar atletismo

El running se ha puesto de moda y cada vez son más los adeptos a este deporte. Muchas personas tratan de iniciarse, pero no saben cómo hacerlo y se desaniman al segundo día. Otros, en cambio, desconocen el poder que tiene nuestra mente a la hora de practicar cualquier disciplina deportiva. Por ello, hoy quiero contar cómo fueron mis inicios en el atletismo y de qué forma di el paso para calzarme las “zapas” definitivamente. Eso sí: desde mi perspectiva como psicólogo. No esperes que te dé indicaciones como si fuera un entrenador, ya que no tengo formación en esa profesión y no me gusta hacer “intrusismo”.

Hace algo más de dos años me planteé la posibilidad de salir a correr. En un principio no tenía en mente la posibilidad de participar en ninguna carrera. Tal vez fue debido a que en aquellos meses no habían competiciones cerca de la localidad donde resido o por desconocimiento (¡ahora estoy al día de cualquier cross!). Antes de empezar con los entrenamientos hice una búsqueda a través de Internet y pude ver webs con instrucciones para iniciarse en el mundillo del running (pulsa AQUÍ para ver las webs que recomendé hace unas semanas).

1.- Metas a corto plazo

En general, el ser humano es impaciente. Queremos ver los resultados de nuestras acciones de manera inmediata para tener esa retroalimentación positiva que nos anime a seguir esforzándonos. Por ello cada semana me proponía alcanzar una distancia en carrera continua. Empecé corriendo durante 10 minutos, seguí haciendo 15 en semanas posteriores y finalmente di el salto a los 25 minutos seguidos. Al principio hacía un pequeño descanso cuando llevaba 12 minutos (dos minutos caminando), pero tras mucho entrenamiento me atreví a correr 35 minutos seguidos.

Pasados unos meses quise dar el salto a la competición amateur. Opté por las carreras populares, porque era y es lo más asequible que he encontrado: las hacen cerca de donde vivo, la mayoría son gratuitas y la exigencia del trazado suele ser media. Es una muy buena forma ponernos metas más difíciles poco a poco. Si siempre tenemos la misma meta, al final nos aburrimos, ¿no?

Para las primeras salidas recomiendo un circuito llano y asfaltado. No nos conviene empezar la casa por el tejado, porque si empezamos muy fuerte ello nos hará tirar la toalla. “Esto no es para mí” o “tengo agujetas hasta en las pestañas” son pensamientos que vendrán a nuestra mente si el primer día optamos por correr 10 km por caminos de tierra. Ten paciencia y ve poco a poco, que al final acabarás lográndolo.

2.- Establece rutinas

Todos tenemos cosas por hacer y parece que no encontramos hueco para practicar deporte. En mis inicios me organizaba de tal forma que tenía entre 3 y 5 días por semana para dedicar hora y media cada día a entrenar. Te recomiendo que hagas un horario semanal, incluyendo tus prioridades y que trates de cumplirlo.

Es importante tener en cuenta que para salir a correr y hacer una tirada de 30 minutos necesitamos 15 minutos antes de salir y 15 al acabar, con el objetivo de prevenir lesiones. Ya tenemos una hora. Si a todo ello le sumamos los 15 que tardamos en ducharnos y cambiarnos, necesitaremos algo más de 1 hora. Teniendo en cuenta todo esto nos organizaremos mucho mejor.

¡IMPORTANTE! Si vas apurado de tiempo y tienes que prescindir de algo, nunca elimines ejercicios de calentamiento y/o estiramiento. Es fundamental realizarlos antes y después de la práctica deportiva.

3.- Innova para no aburrirte

Las dos primera semanas hice el mismo circuito, que consistía en darle vueltas a una zona de mi barrio. Pero al mes ya estaba aburrido de hacer siempre lo mismo y pensé en buscar otros circuitos. Debido a que ya podía correr durante más tiempo, decidí recorrer la distancia que separaba la localidad donde resido de un barrio situado en la periferia (unos 3 km en total). Ir y volver eran 6 km, ¡asequible para alguien que lleva un mes entrenando!

Lo bueno del atletismo es que podemos entrenar por multitud de lugares, algunos de ellos muy bonitos. Esto puede suponer un aliciente más que nos motive a seguir corriendo y que nos haga olvidarnos de lo duro que es correr. También podemos decidir a qué hora del día salir. Si te aburres porque siempre corres por la tarde, prueba a salir cuando amanece. ¡Ver cómo sale el sol es muy bonito!

4.- Piensa en positivo

Tenemos que cambiar nuestros pensamientos. Es normal que los primeros días vengan a nuestra mente ideas del tipo de: “yo no valgo para esto”, “será mejor que me quede en casa, porque hace mucho frío”, “soy el único pringado que sale a correr por la noche”… ¡Sustitúyelos por estos!

“Voy a demostrarme a mí mismo que soy capaz de correr”.

“Si me quedo en casa no veré paisajes tan bonitos como los que veo cuando salgo a correr”.

“El frío no es inconveniente: para algo está la ropa deportiva”.

“Correr por la noche me permite escuchar sonidos que por el día son imperceptibles debido al ruido del tráfico”.

5.- Registra tus avances

Para ello está el autorregistro, una hoja en la que tú mismo tendrás que registrar tus avances. Para ello podrás ayudarte de un pulsómetro o aplicación móvil donde registres distancia recorrida, tiempo, frecuencia con la que sales cada semana, etc. Para que te resulte más fácil esta tarea, pulsa en el siguiente enlace y podrás descargarte GRATIS un autorregistro elaborado por mí donde, a parte de registrar parámetros deportivos, podrás registrar tu estado anímico. ¡Porque es muy importante preguntarnos a nosotros mismos cómo nos sentimos!

6.- Valorar las pequeñas cosas del atletismo

Correr bajo la lluvia, ser capaz de recorrer la distancia que separa un punto de otro sin la ayuda de ningún vehículo, ver cómo progresamos a base de constancia y esfuerzo, escuchar los sonidos de la naturaleza cuando corremos por parajes naturales… Son pequeñas cosas que, si las tenemos en cuenta, harán que tengamos un aliciente más para seguir practicando running. A mí me sirvieron al principio para no abandonar. ¡Y aún me sirven!

Otros aspectos como la dieta, la equipación o el tipo de entrenamiento requieren de un artículo a parte. Además, no olvides hacerte un chequeo médico completo antes de iniciar desde cero esta actividad deportiva. De esa manera evitarás posibles complicaciones en tu salud. Y si te ha resultado útil esta entrada, por favor compártela.

IMG_2742

Imagen del Club Atlético Novelda Carmencita

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s