¿Qué es la dislexia?

Hoy quiero hablaros de un problema que hasta hace poco tiempo era ignorado, tanto por profesores como por padres. Una dificultad en el aprendizaje, que si no es tratada a tiempo puede provocar en el niño un rechazo hacia todo lo académico y llegar a ocasionar fracaso escolar. Una atención temprana puede ayudar al niño a superar esta pequeña dificultad.

Pero… ¿qué es la dislexia? Probablemente hayáis oído hablar de dislexia, discalculia, disfemia, disgrafía, etc. Incluso habrá gente que piense que son cosas parecidas, ¡pero no! Discalculia es dificultad para aprender las matemáticas, disfemia (más conocida como tartamudez) consiste en una alteración de la fluidez del habla, disgrafía son dificultades en la adquisición de la escritura y dislexia se refiere a problemas en lectoescritura, afectando en la actualidad al 10% de la población española. Se piensa que tiene como causa principal un problema neurológico, pero no hay suficiente evidencia científica como para poder afirmarlo con rotundidad.

La dislexia influye enormemente en la habilidad para escribir, pudiendo llegar a provocar también una disgrafía. Es evidente que si un/a niño/a la padece, no conocerá las letras y tendrá problemas a la hora de escribir. La lectura necesita a la escritura, al igual que la escritura necesita a la lectura: es una relación necesaria. A pesar de afectar al aprendizaje, quienes la padecen no suelen tener problemas intelectuales.

La lectura empieza con el reconocimiento de las sílabas que forman una palabra. La mejor forma de facilitar el proceso de adquisición de la lectoescritura es mostrando al niño las sílabas: “pa, pe, pi, po y pu”, por ejemplo, en lugar de decirle que la “p” con la “u” hacen “pu”. Una vez que el niño sepa que “pa” + “pa” = papa, también podrá aprender que “pa” + “pel” = papel. No obstante, puede que el niño disléxico las pronuncie pero que no comprenda lo que está leyendo en un texto, por eso la dislexia no es compatible con nuestro sistema educativo, porque el aprendizaje se realiza a través de la lectura.

¿Cómo se reconocen las palabras?

Hay una teoría que dice que existen dos vías: la fonológica y la léxica.

Fonológica. Es la vía mediante la cual llegamos al significado de la palabra después de convertir la secuencia de letras en una secuencia de fonemas. En el ejemplo anterior, ocurriría en el caso de entender que “pa” + “pel” = papel.

Léxica. Aquella por la que reconocemos de inmediato la palabra escrita. Para utilizar esta vía es necesario dominar la anterior, ya que aquí no nos paramos a pensar qué pasa si juntamos “pa” + “pel” = papel.

Tras reconocer la palabra, tenemos que comprenderla. Sabemos que “papel” es papel y automáticamente lo interpretamos así. Incluso al leer dicha palabra nos puede venir a la cabeza un rollo de papel higiénico, un paquete de folios, etc. Será distinto, en función de la frase en la que esté escrita la palabra.

Antes de intervenir, es muy importante evaluar. En primera instancia, será el/la tutor/a quien detecte la dificultad y quien derive al/la niño/a al psicólogo del centro para que haga la evaluación oportuna. Aunque también pueden ser los padres quienes soliciten ayuda. Dicha evaluación sirve para:

1.- Localizar donde está la dificultad. ¿Hay algún problema visual que genere la dificultad para leer? ¿Es como consecuencia del idioma? Puede que el alumno se haya incorporado a nuestro sistema educativo, procedente de otro país, y debido a que no entiende nuestro idioma es incapaz de leer.

2.- Comprobar el nivel de desarrollo del/la niño/a. Como he comentado antes, no es lo mismo leer que entender lo que uno lee (vía fonológica Vs léxica). Para cualquier tipo de intervención, será imprescindible partir del nivel de desarrollo actual del alumno.

3.- Evaluar su capacidad intelectual. La dislexia no siempre provoca diversidad mental, pero puede haber un problema mental asociado y, en ese caso, la dislexia sería un síntoma o característica de dicho problema.

4.- Comprobar si existe un desfase curricular de dos años. Dependiendo de cuando detectemos esta dificultad, existirá o no un desfase. A la hora de tomar medidas, en caso de que existiera ese desfase tendremos que optar por adaptaciones de acceso, adaptaciones curriculares individuales (significativas o no significativas), con intervención del especialista de pedagogía terapéutica, material adaptado, etc.

Lectura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s