Mi experiencia en la 30 edición del Cross Subida al Santuario

Ya van tres. Tres años consecutivos poniéndome las “zapas” para hacer esta carrera tan especial que este año ha tenido novedades: entre ellas, el paso por la puerta del santuario. Para alguien como yo, el santuario de Novelda es un símbolo por muchos motivos. Es difícil explicar lo que se siente cuando llegas a lo más alto, giras el cuello y ves todo el camino recorrido. Por eso, hoy quiero contaros mi experiencia en esta prueba y animaros a que al año próximo vengáis a correrla.

Los primeros kilómetros

El calor agobiante hizo acto de presencia durante los primeros kilómetros de la carrera. Me atrevería a decir que no nos abandonó hasta que faltaba poco para llegar a meta. Sin duda, fue un factor determinante, contra el que tuvimos la ayuda del público que nos “remojaba” con mangueras y de las botellas de agua ofrecidas por la organización.

102_0205

Para mí fue duro al principio. Tenía la sensación de que no pasaban los kilómetros, de que aún me quedaba mucho hasta cruzar la línea de meta. Y es ahí donde tiene mucha importancia el factor psicológico. Hubo una lucha entre mis pensamientos positivos y negativos, en la que salieron victoriosos los primeros. “Yo puedo acabarla. Ya lo he hecho en dos ocasiones. He entrenado lo suficiente”. En muchas ocasiones no somos conscientes del poder de nuestra mente.

Y llegó la parte complicada del trayecto: la subida empinada que me llevaría hasta la puerta del santuario. Mantuve un ritmo constante durante toda la subida, tratando de acelerar en las últimas pendientes y en los tramos menos inclinados. Una vez arriba, al pasar por la meta volante, empecé a visualizar la línea de meta. ¡Ya sólo quedaba la bajada!

IMG_1400

Con botella en mano, proporcionada por la organización en el avituallamiento, me dispuse a bajar las pendientes a un ritmo más intenso. Quise recuperar posiciones y tiempo, con el objetivo de mejorar mi marca en los dos años anteriores, y me sentía con fuerzas suficientes como para lograrlo. Cuando me dí cuenta, ya había dejado atrás nuestro querido santuario.

Tras pasar por el conocido “camino de las cuevas” pude vislumbrar a lo lejos Novelda. No obstante, había tanta gente durante todo el trayecto, formando una especie de cordón a ambos lados de la carretera, que fue como si siguiéramos conectados de alguna forma a la “civilización”. Como si no nos hubiéramos alejado de la zona urbana.

Llegada a meta

En los últimos dos kilómetros aceleré al máximo, a pesar de notar ya el cansancio en mis piernas. Para mi sorpresa, me encontré con David Muela (Dj Muela, locutor de Baila Conmigo Radioshow, programa que hace unos años emitíamos en Radio La Cruz Novelda). ¡Qué sorpresa! Es lo que tienen las carreras tan populares como la Subida al Santuario de Novelda.

Una vez en meta, tocaba dar la vuelta de rigor a la pista de atletismo. Lo que se siente cuando pisas la línea de meta no se puede explicar con palabras. Para mí fue especial y estoy seguro de que siempre lo será, porque el hecho de acabar una prueba tan dura es siempre motivo de alegría. Da igual la posición en la que acabemos: lo bonito fue saber que en la grada estaba parte de mi familia esperándome. Una hora y cuatro minutos los tuve esperando… ¡Cuánta paciencia tienen!

IMG_7669

Al igual que el año pasado, este año no me olvido de mi abuelo Ramón. Estuvo presente en mi mente durante casi toda la carrera. ¿Cómo no iba a estarlo? Alguien que desde pequeño me ha contagiado su pasión por el deporte y me ha transmitido valores como la constancia y el esfuerzo. Me animó mucho en la 28 edición y se alegró tanto, o más que yo, al saber que pude acabarla aquel año.

Si algo hubo que me llamó mucho la atención y que me gustó fue ver a un padre empujando un carrito en el que iba montada su hija. La niña, que tendría unos 3 o 4 años, iba de pie en el carrito y agarrada a él mientras su padre empujaba y le decía: “mira cariño, te están aplaudiendo”. Un gesto muy bonito por parte del padre, que de esta forma seguro que inculcará el atletismo en su pequeña.

Espero poder hacer la 31 edición de la subida al Santuario de Santa María Magdalena. Mi enhorabuena al club Atlético Novelda Carmencita, organizador de la prueba, porque no es fácil sacar adelante una prueba de estas características en los tiempos que corren.

Anuncios

3 comentarios en “Mi experiencia en la 30 edición del Cross Subida al Santuario

  1. Buenas noches Jose Antonio.Soy Felipe GINER. Entrenador del Club ( y el que estaba dando la “paliza” desde megafonía ).En primer lugar nuestro más sincero agradecimiento por tu excelente articulo relacionado con” nuestra “carrera que al fín y al cabo es de NOVELDA. Siempre reconforta leer estas cosas , cuando se llevan muchos meses de trabajo y sacrificio, para que esta prueba salga lo mejor posible, siempre pensando en vosotros los Deportistas.En segundo lugar me gustaría saber tu teléfono y la mejor franja horaria para llamarte sin molestar. Para comentarte unas cosas relacionadas en una posible inclusión en nuestro cuerpo TECNICO/MEDICO como colaborador en el tema de la Psicología del Deportista. Siempre que te parezca bien la idea y sin compromiso. Sea cual fuera tu decisión , por nuestra parte GRACIAS de nuevo. Un saludo. F.GINER Date: Mon, 1 Aug 2016 18:13:58 +0000 To: quiromasajeginer@hotmail.com

    Me gusta

    • ¡Hola Felipe!

      Me alegra leer tu comentario en mi blog y de que te haya gustado la publicación. Toda Novelda os tiene que estar agradecida, porque habéis sacado el atletismo de la pista a las calles y, con ello, habéis puesto donde se merece este deporte tan duro y sacrificado, muchas veces ensombrecido por el fútbol. Además, y esto es algo que a mí particularmente me parece esencial, estáis dando una alternativa de ocio a los adolescentes. Una alternativa educativa/deportiva, que fomenta hábitos de vida saludable y valores como el esfuerzo, compañerismo, constancia… Valoro muchísimo vuestra labor, pues sé lo que cuesta mover a tanta gente y lo duras que son las críticas cuando algo no sale bien. Ha un dicho que afirma que da igual el número de cosas buenas que hagas, basta con que cometas un error para que tenga más importancia que todo lo demás. Respecto a lo que comentas de pertenecer a vuestro cuerpo técnico/médico, para mí sería un honor. Te paso mis datos por correo electrónico y quedo a vuestra disposición. Puedes llamarme cuando quieras, de verdad.
      ¡Un saludo!

      Me gusta

  2. Pingback: 31 Cross Subida al santuario de Novelda | Psicología en vena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s