Mi experiencia en la 31 edición de la Bajada Hondón-Aspe

Hoy os quiero contar mi experiencia en la Bajada de Hondón a Aspe. Fue una carrera especial porque ha sido la primera vez que he participado en una prueba fuera de mi querida Novelda. Y eso implica muchas cosas, como por ejemplo enfrentarse a un circuito desconocido. Igual que en la anterior carrera que hice, en esta también fueron protagonistas las condiciones climatológicas.

¿En qué consiste esta carrera? El propio nombre ya lo dice. Es una carrera que transcurre entre las localidades de Hondón de las Nieves y Aspe, por caminos cuyo paisaje está formado por almendros, oliveras y cultivos de secano. Se llama bajada porque Hondón de las Nieves está a una altura superior, sobre el nivel del mar, que Aspe. Además, no hay vuelta atrás y los atletas recorren los 11 kilómetros que separan ambas localidades. Si tuvieran que volver al Hondón, serían 22 kilómetros y sería una Media Marathon muy dura. Tal vez de esa manera bajaría considerablemente la participación…

102_0256

Llegamos a Hondón de las Nieves sobre las 18:30. Con media hora para aparcar, recoger el dorsal y el chip, hacer estiramientos y beber un poco de agua. A las 19:00 salimos, con un ritmo más que aceptable y vislumbrando, a lo lejos, el camino por el que transcurrirían los primeros kilómetros. Para empezar tuvimos un primer repecho envenenado. ¡Casi nada!

El calor hizo acto de presencia. Esta vez hice caso de mi fotógrafo, entrenador y psicólogo particular (a veces habla como si lo fuera): mi padre. “Ponte gorra, que eso ayudará”. Menos mal… Cuando ya llevábamos 2 o 3 kilómetros, empecé a notar el cansancio típico de cuando te pega el sol. Buscaba la sombra, pero era casi imposible encontrarla dado que el camino estaba rodeado de parcelas. En el suelo íbamos viendo los kilómetros que llevábamos recorridos, y los primeros se me hicieron eternos.

IMG-20160820-WA0000

Foto: David Muela

Cuando ya llevaba suficiente rodaje y el terreno empezaba a acompañar, debido a que ya habíamos pasado los primeros repechos, decidí aumentar la velocidad y adelantar a los demás corredores hasta que encontré un grupo de referencia. Lo bueno en estos casos es tener ese grupo de referencia y mantenerse en él lo máximo posible, porque no es bueno pegar cambios bruscos de ritmo

Estaba ansioso por llegar a Aspe. Sabía que al llegar veríamos gente en las calles animando y que el hecho de entrar a la civilización implicaría que nos faltaban pocos kilómetros para pisar meta. Antes de entrar, otro repecho nos dio la bienvenida. Algunos compañeros llevaban demasiado cansancio en sus piernas como para hacerle frente a esta nueva inclinación. Noté que su ritmo bajó considerablemente y traté de mantener el mío como pude. Superado este trance, ya sólo nos quedaba callejear un poco hasta alcanzar el parque Doctor Calatayud, donde colocaron la línea de meta.

Fue bonita la llegada, ya que el circuito transcurrió por calles estrechas decoradas con motivo de las fiestas patronales de Aspe. Sentíamos el apoyo del público porque los teníamos muy cerca. Incluso algunos niños ponían sus manos para que se las chocáramos. Evidentemente se la choqué 😀

13958006_1738362909714251_639234582051006901_o

Todavía tenía fuerza suficiente como para apretar en los últimos kilómetros. No sabía muy bien a qué altura estaría la meta, pero me motivó mucho el saber que iba a bajar mi tiempo. Faltaban 10 minutos para las 8 y podía lograrlo. Los últimos metros eran llanos y eso me facilitó las cosas. Al final lo conseguí: hice un tiempo de 53 minutos y 38 segundos, quedando en la posición 97 de mi categoría (senior masculina) y en la 349 de la clasificación general. ¡Objetivo conseguido!

El porqué de mi camiseta

Habréis visto que hice la carrera con una camiseta en la que se puede leer “Run for parkinson’s”. No me la puse por casualidad. Ni por carecer de otras prendas. Ni porque me siente mejor el naranja. Me la puse como homenaje a aquellas personas que padecen esa terrible enfermedad. Una carrera de estas características, donde participan más de 1.200 personas y donde se crea gran expectación, te convierte en visible. Por eso yo quise que todo el mundo viera en mí las letras PARKINSON, para recordar a quienes lo padecen. No nos olvidemos de ellos/as y colaboremos en la medida de lo posible, porque nos necesitan más que nunca.

Hondón de las Nieves y Aspe

Para quienes no conozcáis Hondón de las Nieves y Aspe, os dejo estos vídeos. Ambos lugares tienen su atractivo turístico y os puede interesar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s