Colonia de Santa Eulalia: el poblado que pudo ser ciudad

El pasado fin de semana visité la Colonia de Santa Eulalia, situada entre Villena y Sax (Alicante). Ha sido la segunda vez que me he dejado caer por allí, siendo la primera hace 3 años, y me sigue llamando la atención este lugar por muchos motivos. Tanto me impresionó, que hoy quiero hablaros de este caserío alicantino de interior tan bonito que tenéis que visitar sí o sí.

102_0600

Pero antes de nada, no puedo saltarme la historia de este bonito poblado que, como dato curioso, está dividido en dos partes: una de ellas corresponde a Villena y la otra a Sax. Vamos, ¡que cruzas la calle y ya estás en el pueblo de al lado! La Colonia de Santa Eulalia empezó a construirse a finales del siglo XIX a raíz de la ley de colonias de 1868. Cuenta con importantes edificios, que reflejan la importancia que tuvo este lugar hace años, como un palacio, una fábrica de harinas, un teatro o una hermita, algunos de ellos muy deteriorados como consecuencia del abandono.

Lo primero que nos llama la atención al llegar son las letras, casi borradas por el paso del tiempo, que anuncian que estamos ante el Teatro Cervantes. Un lugar que en sus tiempos de máximo esplendor albergó obras de teatro y que hoy apenas conserva el patio de butacas. Si nos asomamos por una de sus puertas, parece que todavía se escuchan los aplausos de un público entregado.

100_7107

Continuamos nuestro paseo y nos encontramos con casas alrededor de un solar. Como si éste formara una plaza que proyectaron construir, pero que al final no se convirtió en realidad. En esta plaza imaginaria, contemplamos la fachada de un edificio rojo que fue fábrica de harinas: ingrediente fundamental para fabricar todo tipo de alimentos.

Y si seguimos con nuestro paseo, todavía nos quedará por ver un palacio, una antigua oficina de correos, la antigua tienda y hospedería, y la hermita de Santa Eulalia. Prueba de que este lugar fue importante es la existencia del palacio y de una oficina de correos. Es más: llegó a tener estación de ferrocarril, puesto que el tren pasa muy cerca.

Atrás quedaron los años gloriosos de la Colonia de Santa Eulalia, en que los condes, los agricultores y algún que otro camión o carro transitaban sus calles transportando harina o alcohol. Sólo queda el rastro de aquellos tiempos, al igual que perdura el bosque que se formó cerca del lago que hoy en día parece haberse evaporado.

102_0603

Fábrica de alcoholes “La Unión”

Personalmente, los dos edificios que más me llamaron la atención fueron el palacio de los condes y el teatro. El primero de ellos porque fue construido en el 1898, tiene influencia modernista (como dos edificios importantísimos de Novelda) y tiene, nada más y nada menos que doce habitaciones, biblioteca y un jardín con esculturas. Es una lástima que se esté cayendo… En cambio, el teatro me llamó la atención porque demuestra que en aquella época no importaba el tamaño del lugar: por muy pequeño que fuese el pueblo, un teatro no estaba de más. ¡La cultura nunca está de más!

Si queréis conocer el lugar, os dejo una web muy interesante donde podréis saber más. Espero que os haya gustado esta publicación y, si os parece interesante, compartidla con vuestros/as amigos/as. http://www.coloniasantaeulalia.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s