8 consejos para afrontar una entrevista de trabajo

Buscando en una conocida web de empleo, de repente ves una oferta: “Se busca chico/a para puesto de _____ con carnet de conducir, vehículo propio…” Mandas tu currículum vitae a la dirección indicada en el anuncio, con pocas esperanzas de que te llamen pero con la duda de “¿y si me llaman?”. Al cabo de unas semanas te llaman para concertar una entrevista. ¡Al parecer les interesas! Pero empiezas a ponerte nervioso, a preocuparte por la entrevista. ¡Tranquilo, hoy te traigo una serie de consejos para que la afrontes de la mejor manera posible!

1.- Busca información sobre la empresa

Es muy probable que os pregunten por qué queréis trabajar en esa empresa. Por eso, antes de acudir a la cita con el/la entrevistador/a, viene bien que conozcáis un poco mejor cómo es la entidad, qué servicios presta, cuál es su política, etc. ¿Por qué? Os permitirá mantener una conversación coherente y muy productiva con la persona que os entreviste, relacionada en parte con el puesto de trabajo al que optáis. Además, dicho sea de paso, podréis saber si ese trabajo se ajusta a lo que buscáis.

Mostrad interés por la empresa y haced preguntas para romper el hielo, tales como: “He leído que ustedes se dedican al ámbito de la educación. ¿Cuántos usuarios tiene, de media, el servicio que prestan?”o “¿son partidarios de fomentar usar las nuevas tecnologías en el aula?”. No hay nada como contratar a alguien que desde el principio conoce la empresa y muestra entusiasmo al hablar de ella.

2.- Cuidado con las preguntas

Nos pueden preguntar de todo. Y es normal, porque quieren asegurarse de que somos lo que están buscando. Para responder tenemos ser conscientes de que el entrevistador es quien marca los tiempos de la entrevista y quien decide las preguntas. Por muy evidentes o fáciles que nos puedan resultar, evitad interrumpirlo.

Por otro lado, hay veces que sin darnos cuenta nos enrollamos porque queremos mostrarnos tal y como somos, o nos vamos por las ramas sin decir nada en concreto. En ese sentido, procurad ir al grano para no extenderos mucho y responder de forma concisa a aquellas preguntas que así lo requieran.

3.- No preguntar por el sueldo

Muchas ofertas de trabajo son publicadas sin indicar el tipo de contrato, el sueldo a percibir o las horas que dura la jornada laboral. Es comprensible que queráis saber cuánto vais a cobrar (¡yo soy el primero que quiere saberlo!). Si preguntáis, a las primeras de cambio, el sueldo, el entrevistador pensará que os movéis por el dinero. Muchas empresas buscan gente con motivación intrínseca, es decir, que estén motivados para trabajar independientemente de los refuerzos a percibir. Científicamente hablando, es mucho más eficaz una persona con elevada motivación intrínseca que alguien que sólo se mueve por los refuerzos materiales. No obstante, no quiero decir con esto que trabajéis por un sueldo de risa: simplemente os aconsejo que no mostréis tanto interés en saber vuestro sueldo a las primeras de cambio y que centréis vuestra atención en otros aspectos y/o condiciones del puesto al que optáis.

Aunque no debéis preguntar por vuestro sueldo, llevad pensada una cifra por si el entrevistador os pregunta “¿Cuáles son tus pretensiones económicas?”, es el momento de hablar del sueldo. Es más: es la oportunidad perfecta para empezar a negociarlo. Aquí no se trata de ser ambicioso ni trabajar gratis. Si habéis investigado sobre la empresa y conocéis el puesto, sabréis cuánto se suele cobrar. Así que, aproximadamente, calculad una cifra y soltadla cuando os pregunten.

4.- Cuidad vuestra imagen

No se trata de ir con traje y corbata a la entrevista, pero tampoco debéis ir con pantalón corto, chanclas y tirantes porque eso da mala imagen. La primera impresión que deis es vital para caerle bien al jefe y que os contrate. No podéis ir vestidos a la entrevista de cualquier forma. Aunque haga un calor terrible en la calle, evitad poneros pantalón corto, tirantes y chanclas. Lo idóneo es ir con vaqueros, camisa o camiseta arreglada y zapatillas de vestir o zapatos. ¡Nada de ponerse deportivos o chándal! Por último, evidentemente, cuidad vuestro peinado y vuestro aspecto facial.

5.- Marcar la diferencia

Mostrad a vuestro jefe el valor añadido que obtendrá por contrataros, y usarlo para convencerlo de que vosotros sois la persona adecuada para ocupar ese puesto de trabajo. Una muy buena forma de hacerlo es acompañando vuestro CV de una carta de presentación. En próximos artículos os explicaré qué es la carta de presentación y cómo redactarla. Es el mejor complemento de nuestro CV, porque muestra nuestro lado social y/o humano (el CV es muy frío, porque está todo redactado en plan esquemático).

6.- Ser honestos y sinceros

Mintiendo no se va a ningún lado. Todo se sabe en esta vida o se acaba sabiendo. Una cosa es maquillar, pero otra bien distinta es mentir descaradamente. Si decís que tenéis un nivel alto de inglés y os toca atender a unos clientes británicos, pasarán dos cosas: no conseguiréis comunicaros con ellos y vuestro jefe descubrirá que le habéis engañado.

7.- Dar las gracias

Es de bien nacido el ser agradecido”. Tal vez no sepáis si os van a contratar. Es más, incluso puede que sospechéis que no os van a llamar para trabajar en esa empresa porque el entrevistador os ha mirado mal. Aún así, siempre tenéis que darle las gracias por haberos entrevistado porque el hecho de hacerlo implica que ha querido dedicar unos minutos de su tiempo a conoceros mejor. Así que miradle a los ojos, sonreír y entonad un “muchas gracias por la oportunidad”.

8.- Puntualidad

Mi consejo es que salgáis con tiempo suficiente de vuestra casa para poder llegar bien al sitio donde os van a entrevistar. Además, es recomendable que lleguéis al lugar con 10 minutos de antelación aproximadamente. Si llegáis justos de tiempo o tardáis unos minutos más, conseguiréis que el entrevistador tenga una muy mala imagen de vosotros/as o incluso que se vaya sin recibiros. También puede ocurrir que tengan más personas por entrevistar ese mismo día y que decida pasar al siguiente (¡como si de una consulta del médico se tratase!). Si ocurre esto, pueden pasar dos cosas: que no os quieran entrevistar ya o que os pongáis muy nerviosos al pensar que el hecho de llegar tarde va a dejaros sin opciones de conseguir el trabajo.

Si queréis aprender a elaborar vuestro propio CV, pinchad AQUÍ. Y si os ha parecido muy interesante esta entrada, no dudéis en compartirla con vuestros amigos/as. ¡Gracias y mucha suerte en vuestra búsqueda de trabajo!

Business Entrepreneurs//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Anuncios

2 comentarios en “8 consejos para afrontar una entrevista de trabajo

  1. Pingback: Cómo redactar una carta de presentación | Psicología en vena

  2. Pingback: 6 webs para encontrar empleo | Psicología en vena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s